EMOCIONES INÚTILES

“Mires atrás o adelante, estás malgastando tu vida”

Nuestra mente no ha sido entrenada para conocer el presente, al contrario, para el pasado “nunca tenemos que olvidarlo” y para el futuro “debemos pensar en el día de mañana”. La educación que recibimos desde pequeños se basa en esa premisa: educarte para el día de mañana. Volviendo al pasado nos arriesgamos a sentir desconfianza y rencor pues es allí dónde se alimentan estas actitudes y pensar en el futuro nos provoca miedo e inseguridad pues el futuro siempre es incierto. Lo único sobre lo que uno mismo tiene el control es el presente: sólo siento el momento presente, por lo tanto ahí se encuentra mi felicidad y hacia ella debo dirigirme.

Untitled-1

En el pasado solemos buscar comparativas negativas y si vamos hacia él debe ser sólo para mejorar el presente, nunca empeorarlo. Siempre queremos mejorar actitudes del pasado pero normalmente pensamos en mejorar nuestras exigencias, ego, envidia u orgullo, nunca pensamos en mejorar nuestra comprensión o aceptación. El pasado nos puede ayudar siempre y cuando lo usemos para valorar más el presente.

Constantemente pensamos a largo plazo aún sabiendo que muchas situaciones no dependen de nosotros. Una cosa es organizar o planificar y otra muy diferente es hacer que tu felicidad dependa de la realización de lo organizado o planificado. Ahí se produce un problema de apego.

El pasado y la culpabilidad

Sintiéndote culpable no haces más que despilfarrar el momento presente al estar inmovilizado por un comportamiento del pasado. Puedes considerar la culpa como una reacción a las normas que te fueron impuestas de pequeño y que aún estás tratando de complacer, o como resultado de tus esfuerzos por vivir a la altura de unas normas autoimpuestas que realmente no te convencen. En ambos casos, se trata de un comportamiento estúpido y lo que es más importante, inútil. Puedes seguir lamentándote hasta el fin de tus días, pensando en lo malo que has sido y lo culpable que te sientes que ni el más grande sentimiento de culpa podrá cambiar el pasado. Es bien sabido que el ser humano comete errores pero éstos se deben mirar como algo positivo para enmendarlos y aprender con la meta de mejorar la vida. El problema está en recordar esos errores para recriminarse y autocastigarse emocionalmente.

El que se siente culpable debe enfrentar sus sentimientos con valentía y luchar contra todos los temores, apartarlos y seguir su camino hacia una vida feliz. El valiente se perdona asimismo y no se recrimina nada contra su persona. Se habla así mismo y se dice “vale, hice lo que creí más oportuno y me salió mal, no ocurrirá de nuevo, ahora no sirve de nada lamentarse”. El cobarde se centra en sus temores y se deja llevar por los sentimientos de culpabilidad de los cuales no se puede liberar. Retar el temor es una muestra de valentía y de una madurez emocional asombrosa. El sentimiento de culpabilidad acarrea problemas emocionales y crece sin medida si no se controla a tiempo. La persona se alimenta de pensamientos negativos y termina asumiendo toda la culpabilidad aún sin tenerla.

El futuro y la preocupación

La preocupación es endémica en nuestra cultura. Casi todo el mundo pierde una increíble cantidad de tiempo (y vida) preocupándose por el futuro y no sirve para nada. Ni un solo momento de preocupación logrará mejorar las cosas. Peor aún, es muy posible que anule tu eficacia en el presente. La preocupación te mantiene inmovilizado por algo que está en el futuro y que a menudo es algo sobre lo que no tienes ningún tipo de control.

John Lennon dijo “la vida es lo que pasa mientras estás ocupado haciendo otros planes”. Hagas lo que hagas, mires dónde mires, el resultado es el mismo. Te estás perdiendo tu vida.

Empieza a valorar tu presente como un tiempo para vivir en vez de obsesionarte por el futuro. Cuando estés angustiado, pregúntate a ti mismo: “¿de qué me estoy evadiendo al preocuparme?”. Entonces empieza a atacar lo que estás evitando porque el mejor antídoto para la preocupación es la acción.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s