NO NECESITAS SU APROBACIÓN

“No seas lo que los demás quieren que seas”

2135057566_799b0c2a14_o

No tener miedo al rechazo y por consiguiente no necesitar (que no buscar) la conformidad de la gente no debería ser una cuestión de rachas. Atribuimos esa seguridad a nuestro estado de ánimo o nivel de confianza y en cuanto eso desaparece tendemos a sentirnos débiles. Influenciables.

Buscar esa aprobación no es del todo malo siempre y cuando no se convierta en necesidad. A todos nos gusta que nos halaguen y nos reconozcan el trabajo bien hecho y no por ello debemos renunciar a ese deseo. Cuando sentimos la necesidad imperiosa de aparentar algo que no somos y nos vemos rechazados, nos destruimos nosotros solos. Todos hemos adoptado posiciones distintas a las propias de nuestra personalidad y cuando llega ese punto dejamos de existir. Cuando llega ese momento lo único que existe son las reacciones de los demás que determinan lo que sentimos, pensamos y decimos. Somos lo que los demás quieren que seamos.

Atribuir la responsabilidad de tus sentimientos a los demás y sentirse dolido, deprimido, etc. porque alguien no te aprueba, demuestra que esa persona, no tú, es responsable de lo que tú sientes. Si ellos son responsables de cómo te sientes, cualquier cambio en ti se vuelve imposible puesto que tú te sientes así por su culpa. Entonces ellos serán responsables también de que tú no cambies. De esta forma, la búsqueda de aprobación te ayuda a evitar cualquier cambio en ti. Mientras los demás sean los responsables y tú no puedas cambiar, no tendrás que correr ningún riesgo. Aferrarte a ese comportamiento te obligará a evitar cualquier actividad que implique correr un riesgo en tu vida. Te mantienes en tu zona de confort. Te suena eso, ¿verdad? Adivino a que no te conformas con vivir ahí toda tu vida. En otra ocasión hablaré sobre ello.

La concesión de aprobación es un gran medio de manipulación encubierto. El sentimiento de lo que vales como persona depende de los demás y si ellos rechazan alimentarte con su aprobación te quedas sin nada. No vales nada. Y entonces, mientras mayor sea tu necesidad de halago, más podrás ser manipulado por los demás. Cualquier paso hacia a la independencia es un paso que nos aleja del control de los demás. Por consiguiente, todas estas actitudes tan sumamente sanas son consideradas egoístas, desconsideradas, indiferentes y demás calificaciones por el estilo, dentro del esfuerzo externo para mantenernos en una situación de dependencia. Para comprender este círculo vicioso de manipulaciones, piensa en el raudal de mensajes culturales de búsqueda de aprobación que empezaron a mandarnos desde pequeños y con los que nos siguen acribillando hoy en día:

– Típica situación en la que padre/madre te ayudaba a ponerte el abrigo cuando eras pequeño, tú decías “Yo lo puedo hacer solito” pero el mensaje de vuelta era a menudo un “Déjame a mi, tú aún no puedes que eres demasiado pequeño”. El deseo de ser tú mismo e independiente era aplastado a menudo con un rotundo: “Confía en papá y mamá. Si no lo haces, te reprobaremos y tendrás que hacerlo contigo mismo”.

– Los colegios no son eficaces para tratar con niños que demuestran ese pensamiento independiente. En la mayoría de colegios, la búsqueda de aprobación es el camino del éxito. Los mimados del profesor se han convertido en algo habitual con razón. Existen y funcionan. Si logras el aplauso de los profesores, te comportas de la manera que ellos te han enseñado y estudias el temario que te han puesto por delante, saldrás triunfante. Peor aún, también saldrás con una fuerte necesidad de aprobación, puesto que habrán logrado desalentar todos tus impulsos para actuar por ti mismo y con confianza.

– Canciones en los medios con las ya famosas frases “No puedo vivir sin ti”, “Contigo soy feliz”, “Sin ti no soy nadie”, “Te necesito”, etc, etc, etc. que a su vez muestran una clara abundancia de apego hacia aquello que creemos que nos hace sentir felices. También hablaré más adelante sobre esto.

Aquellos que parecen conseguir mayor aprobación en la vida son precisamente los que no la buscan. Son aquellos que se muestran tal y como son actuando con sinceridad y sin miedo a las posteriores consecuencias. Gente que no tiene tiempo para ir jugando a medir delicadamente todas y cada una de las palabras que dice. La felicidad es la ausencia de la búsqueda de aprobación como necesidad.

Piensa en cuántas frases afirmativas pronuncias y cuántas en forma de interrogación. En lugar de hacer preguntas, pedir permiso y denotar inseguridad, trata de dar tu opinión de frente. Por ejemplo, en una situación típica de seducción hombre-mujer, la pregunta “Podríamos ir a tomar un café, ¿no? pone a la mujer en posición de resolver un problema y al hombre la de buscar aprobación. Le das el control total y absoluto de la situación y quedas a merced de su respuesta. No te das valor. Un simple y directo “Vamos a hacer un café, te recojo a las 19:00h” o un “Mañana estaré por el centro, dame un toque si te apuntas” son afirmaciones más que indagaciones. Es fácil percibir que el segundo mensaje suena algo más áspero, menos amable que el primero. Aunque, por el contrario, gana en independencia sobre la posible respuesta de la persona, es decir, da a entender que una negativa suya no te va a trastocar los planes ergo no te afecta lo más mínimo su posible negativa. Si siempre estás haciendo preguntas quiere decir que estás embarcado en la búsqueda de aprobación en un área que puede parecer sin importancia, pero que refleja la falta de confianza en tu propia capacidad para hacerte cargo de tus cosas.

Esta actitud hay que ponerla en práctica en todas y cada una de las situaciones de la vida. Grábate esto a fuego: NO HAY NADIE JUZGÁNDOTE, SÓLO TÚ. O, como se suele decir, no te preocupes demasiado en lo que piensan los demás de ti, pues estarán demasiado ocupados intentando adivinar qué piensas tú de ellos. Siéntete valioso al hacer cosas, llénate de confianza y si piensas, en todo caso, que hay alguien evaluándote, lo que harán será admirar tu seguridad y no al revés. Así lo ganarás todo.

Anuncios

2 comentarios en “NO NECESITAS SU APROBACIÓN

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s